Menu

Tranquiliza a Huixtlecos cambio de poderes.

Margarita Moreno

*Otra vez manos oscuras

Huixtla, Chis.- El anunció que se hiciera a través de la prensa en cuanto a la obligada licencia que solicitó Gustavo Cueto y el doctor Francisco Ávila, calmó en mucho los ánimos de la comunidad huixtleca. Aceptaron de buen ánimo estos cambios dando tiempo a los nuevos funcionarios Ramón Ayala y Jesús González para que demuestren que pueden con la encomienda.

Existe el rumor popular que a la llegada del doctor Ramón Ayala éste sería un eslabón más de las cuotas de poder que pretende imponer Laparra para llegar a la presidencia municipal. Se olvidan esas voces que a raíz de la reconstrucción se dio ese rompimiento de Laparra-Ayala. Porque fue Laparra quien a través de Ramón Ayala exigía que el Comité de Reconstrucción “le bajara a sus exigencias de pedirle al gobierno federal y estatal los apoyos anunciados”.

Fue el mismo Laparra quien se comunicó con Ramón Ayala para “comunicarle” que si el Comité de Reconstrucción no liberaba la presidencia municipal serían detenidos. Fue el mismo José Luis Laparra quien llevó ante el gobierno de Manuel Velasco una fórmula para calmar el movimiento de la reconstrucción al ofrecer 10 toneladas de cemento a cada uno de sus integrantes y en esa compra de voluntades estuvo el mismo Carlos Gam como cómplice. El Comité de Reconstrucción no aceptó e informó a sus agremiados de estos hechos. De ahí vino el rompimiento de Laparra-Ayala.

Pero más allá de este pataleo político, lo mejor sería que el gobernador del Estado de una vez por todas quite de los cargos a estos dos personajes: Carlos Gam y José Luis Laparra. Esto en virtud que sólo buscan sus propios fines, su oportunidad de llegar hasta donde está el dinero a sabiendas que en el 2015 habrá buena suma para los municipios de Chiapas. Porque si no fuera así, para qué tanto brinco, para que utilizar toda su “dizque fuerza política” contra sus enemigos políticos.

Es urgente que a los huixtlecos se les respete por parte del Congreso y del gobernador porque no es posible que por los deseos de un personaje que tampoco tiene bien contentos a los ciudadanos con esas obras sin concluir como la avenida Central que es el peor fracaso de Laparra, ahora venga a decirs que para ser el bien debe ser presidente municipal. Cuando se quiere a un pueblo se trabaja desde cualquier trinchera.

Tampoco debe olvidar Laparra que se le puede iniciar un juicio de responsabilidad por la forma tan estúpida como despidió a 70 policías en su gobierno, que en ese tiempo dijo que fue porque estaba actuando legalmente. Hoy la ley le dijo que no y que a los ciudadanos huixtlecos le tocará pagar la suma no despreciable de 22 millones de pesos, herencia de un alcalde que por sus aires de prepotencia, de no atender la ley le deja esta cuantiosa deuda a quien menos culpan tienen.

Los huixtlecos estamos cansados de estos políticos torpes, ambiciosos, que se quieren convertir en los nuevos caciques de Huxitla y que no obstante el endeudamiento que le dejan pretenden seguir chupando la sangre al ciudadano. Ya basta ya nos cansamos.

Síguenos también en

  • 2533 posts
  • 1 comments
  • 152 followers

Video del Día

Descripción del Video