Menu

Militantes de dos organizaciones secuestran a policía y queman dos patrullas


Toño Aguilar.

Comitán, Chis.- En una muestra más de la ingobernabilidad que se vive en esta parte del estado, en la noche del pasado sábado militantes de la Organización Lucio Cabañas y OCEZ CNPA-Chiapas, secuestraron a un elemento de la Policía Municipal y quemaron dos patrullas de la misma corporación, con la intensión de liberar a su líder que había sido aprehendido.

El reporte

Fue al filo de las 20:00 horas cuando policías municipales fueron alertados que en el bar “Las Morenitas”, ubicado sobre la carretera que conduce al municipio de Altamirano, unos parroquianos alteraban el orden, por lo que se trasladaron dos uniformados al lugar.

Al llegar, se percataron que se trataba del líder de la organización OCEZ CNPA-Chiapas, Agustín Hernández Vázquez quien discutía con varios sujetos por lo que decidieron aprehenderlo y trasladarlo a la comandancia municipal.

Pero a su salida del bar, se toparon con varios subordinados de Hernández Vázquez, quienes intentaron liberarlo pero no lo lograron dado que este fue subido a una patrulla, en tanto que otros uniformados llegaron para apoyar a sus compañeros.

La Violencia

Los militantes de la OCEZ, decidieron armarse con piedras y palos y arremeter en contra de los policías, lograron lesionar a Olivio  Vázquez Morales y  Abimael Santiago López, quienes tuvieron que ser trasladados al hospital regional.

En tanto, los sujetos enfurecidos se apoderaron la patrulla 139, en la que llegaron los uniformados, la cual destrozaron con las piedras y los palos que llevaban hasta quemarla.

No conformes, los “vándalos” se trasladaron a la comandancia de la Policía Municipal para pretender liberar a su líder, a donde llegaron armados con más piedras, palos y hasta bombas molotov.

Agreden a policías

De entrada, los sujetos que ya iban encabezados por Armando Morales Aguilar, líder de la Organización Lucio Cabañas y aliado de Hernández Vázquez, lanzaron piedras en contra de cuatro policías que se mantenían en la guardia.

Posterior, lanzaron las bombas molotov y piedras al interior de la comandancia, causando severos destrozos, en donde hay quienes aseguran que hasta disparos por parte de los rijosos, salieron a relucir.

Los sujetos se apoderaron de la patrulla 183 de la Policía Municipal que había sido colocada en la esquina de la comandancia para bloquear el tráfico, y comenzaron a saquearla hasta que, al igual que la primera, le prendieron fuego.

Los policías que se encontraban en la guardia, fueron vapuleados por los militantes de la organización en un intento por rescatar la patrulla, pero no lo lograron.

El secuestro

Minutos después, elementos de la Secretaría de la Marina (SEMAR), llegaron para auxiliar a los uniformados que se veían en desventaja, quienes tuvieron que lanzar disparos al aire para calmar a los manifestantes.

De este modo fue la única manera en que lograron calmar los ánimos, en donde el grupo de militantes de la OCEZ y Lucio Cabañas corrieron despavoridos por varios lados, sin embargo uno de estos logró ser detenido.

No satisfechos con esto, los integrantes de ambas organizaciones se dirigieron a la presidencia municipal y de la misma manera, armados con piedras y palos, llegaron por los dos policías que resguardaban el lugar, logrando llevarse por la fuerza al policía Ranulfo Espinoza Santiago.

El uniformado fue subido a base de “garrotazos” a una camioneta Pick Up de color rojo y sin placas de circulación, para negociar con las autoridades la libertad de Hernández Vázquez.

Mientras tanto, en la comandancia, policías municipales con equipo antimotines custodiaban el lugar,  y fue al filo de la media noche cuando peritos de la Procuraduría de Justicia llegaron para dar fe.

En tanto que policías municipales, estatales y de la Marina, realizaron recorridos por diferentes puntos de la ciudad para tratar de localizar al policía secuestrado, en donde sus raptores se comunicaban a través de un radio Matra que sustrajeron de una de las patrullas quemadas, indicando que lo entregarían a cambio de la liberación de su líder, y en caso contrario, sería quemado.

Los recorridos fueron arduos hasta que recibieron una llamada de la comandancia de la Policía Municipal de Las Margaritas, indicándoles que habían encontrado al elemento secuestrado, tirado y mal herido en el barrio de Los Pocitos.

Al final

Así, Espinoza Santiago fue trasladado al hospital regional de Comitán en donde se sabe que su estado de salud es delicado pero fuera de peligro, en tanto que Agustín Hernández y el otro detenido, fueron trasladados a la ciudad de Tuxtla Gutiérrez.

Estas acciones y como otras más que han causado quienes dicen luchar por una razón justa, fueron reprobados por la ciudadanía, quien clamó la aplicación de justicia y lograr la pacificación social.

No comments

Deja una respuesta

Síguenos también en

  • 2533 posts
  • 1 comments
  • 153 followers

Video del Día

Descripción del Video