Menu

Las adicciones son una esclavitud que también afecta a la familia

Tapachula, Chiapas; 09  noviembre 2015.- El obispo Leopoldo González González en un mensaje a la comunidad manifestó que con gran insistencia, tal vez buscando tranquilizar, se ha señalado que la determinación de la Suprema Corte en relación al uso “recreativo” de la mariguana, solo abarca un número muy reducido de personas y mira únicamente al empleo y solo de esa droga. Sin embargo, en la mente de muchos está el temor de que con esto se abre la puerta a la legalización de la mariguana para uso recreativo. Desde este temor expreso mi desacuerdo con tal determinación.Obispo Adicciones_5

Añadió que se ha hablado de “consumo responsable”. ´Imagino que con esta expresión quieren indicar que no se consuma más que la cantidad “tolerada”. Hemos de reconocer que nuestra cultura es fuertemente consumista. De una y otra forma nos invita y motiva a consumir. En relación a las bebidas alcohólicas se nos dice: “todo con medida”; pero no se señala la cantidad límite a ingerir. Respondamos con sinceridad: ¿Se haría caso de tal límite yendo ya “encarrerados” en la tomada? Nuestra cultura no se caracteriza por “la responsabilidad”, precisó.

Entrevistado en la catedral de San José, manifestó que se han acentuado los derechos sin mirar la obligación que cada derecho lleva aparejada: mucho se habla del derecho a la salud y poco de la obligación de cuidar de ella; se tiene gran sensibilidad por el derecho a expresar los desacuerdos, pero se pasa por alto la obligación de no dañar a terceros.

Dijo que atrás de esta petición a su Suprema Corte, parece darse por hecho que la persona que consuma mariguana para divertirse, respete la cantidad de droga que le es permitida. Sabemos que la droga produce dependencia y tolerancia. Ante la droga es menos difícil decir “no”, que decir “ya no”. Quienes han sufrido una adicción comprenden esto muy bien. Y cada vez se ocupa mayor cantidad de droga para sentir los mismos efectos. ¿De dónde un adolescente, joven o adulto puede sacar esa fuerza de voluntad para decir “ya no”, si estamos acostumbrados a “si lo deseas, hazlo”? ¿Y quién vigilará eso? Con toda honestidad: “el consumo responsable de la mariguana con fines recreativos” es no consumirla.Obispo Adicciones_8

“Por otra parte, nos dicen que sigamos en el esfuerzo por prevenir el consumo de droga y por ayudar a quienes buscan liberarse de la esclavitud a que la droga los somete. Ciertamente hemos de redoblar esfuerzos en ello porque estamos ciertos que la droga daña. Pero, preguntémonos: ¿ayuda a ello abrir el camino a la legalización del uso recreativo de la mariguana? Si se quita la prohibición, se quiera o no se quiera, se percibe como algo “tolerado”, y en nuestros días, esa palabra “tolerado” sencillamente se identifica con “permitido”. ¿No haría más bien seguir insistiendo en las razones de la prohibición, que abrir el camino para quitar la prohibición?”, explicó.

Termino mi comentario con las palabras del Papa Francisco, expresadas hace días por Don Felipe Arizmendi: la droga es un “flagelo que sigue golpeando en formas y maneras impresionantes, alimentado por un mercado oscuro, que supera las fronteras nacionales y continentales”. Y advirtió por ello que “sigue creciendo el peligro para los jóvenes y los adolescentes”.

Ante tal fenómeno, dijo: «Siento la necesidad de manifestar mi dolor y mi preocupación. Quiero decir con mucha claridad que la droga no se vence con la droga. La droga es un mal, y con el mal no puede haber concesiones o compromisos. Pensar que se pueda reducir el daño consintiendo el uso de psicofármacos a aquellas personas que siguen usando drogas, no resuelve el problema. La legalización de las llamadas ‘drogas livianas’, también las parciales, además a ser discutible en el plano legislativo, no produce los efectos prefijados. Las drogas sustitutivas, además no son una terapia suficiente, sino un modo velado de rendirse delante del fenómeno. Quiero reiterar lo que he dicho en otra ocasión: ¡No a cada tipo de droga! Simplemente no, a cualquier tipo de droga. Para decir este no, es necesario decir sí a la vida, sí al amor, sí a los otros, sí a la educación, sí al trabajo, sí a más fuentes de trabajo. Si se realizan estos ‘sí’, no hay lugar para la droga, para el abuso de alcohol, para las otras dependencias”.

No comments

Deja una respuesta

Síguenos también en

  • 2533 posts
  • 1 comments
  • 152 followers

Video del Día

Descripción del Video